• Mi constelación favorita siempre ha sido la Cruz del Sur. Está formada por cuatro estrellas y se ve en este mes con toda claridad en el sureste de Quito. Para el mundo cristiano su aparición coincide con la resurrección de Jesús, con el simbolismo de la luz y de la esperanza. Por otro lado, el 3 de mayo comienza la Fiesta de la Cruz andina, la ‘chakana’. La chakana tiene forma de pirámide con centro circular y ‘escaleras’ a los cuatro costados, lo que significa la unión entre la Pachamama, lo terrenal y lo alto, el Sol, antiguo dios de los pueblos originarios. La chakana data de hace 3 800 años y está presente en cerámicas ytejidosantiguos. Ella marca el solsticio y el equinoccio, además de ocho fiestas importantes de la cosmovisión andina. También es un calendario lunar: a cada lado en sus ‘escaleras’ hay siete ángulos rectos que, sumados, dan un total de 28 días de un mes lunar. Un año solar tiene 13 meses lunares. A la vez, en otras comunidades, se celebra la Fiesta de la Cruz crist
    Ver Más
  • miércoles 08 de mayo 2019
    Cuenca y la primavera en mi alma
    Aunque no tengamos una primavera como tal (tener estaciones no es parte de nuestro clima), en el mes de mayo siempre he sentido en mi alma esa alegría de lo fresco, lo nuevo, lo dulce que trae la primavera. Y así fue que la primavera llegó para mí en Cuenca. Allí sentí ese renacer en el XII Encuentro Los jóvenes y el arte, en homenaje a mi trayectoria literaria. ¡Cómo no ver la primavera en los ojos, en las palabras y en las acciones tan hermosas de los estudiantes y sus maestros! Mi corazón se llena de alegría y agradecimiento para la Unidad Educativa Particular La Asunción, que organizó este evento maravilloso de prosa poética, ponencia, declamación, caricatura, fotografía, cortometraje, baile y música. Todo relacionado con mi obra. Y a la Universidad del Azuay, que desde hace algunos años me hizo el honor de nombrarme hija adoptiva de Cuenca, y en cuyo auditorio se realizó el lanzamiento de mi nuevo libro ‘El puente de los coyotes’. También a las treinta instituciones que participar
    Ver Más
  • miércoles 10 de abril 2019
    De caquitas y café
    En el 2003 salió publicado mi libro, “El misterio de las bolitas de colores”. Un conejo encuentra en su jardín bolitas de colores que resultan ser caquitas. Sospechando que el causante debe ser alguien del circo que ha llegado junto a su madriguera, va en busca del culpable que resulta ser “la” culpable. Una guapísima conejita que por pertenecer al mago del circo la magia ha actuado en su tripa y sus caquitas se han vuelto de colores. Los conejos se enamoran. El cuento termina que tienen muchos conejitos y todos hacen caquitas de colores. Hablando de caquitas, me pregunto: ¿ A quién se le ocurriría la idea de buscar en la defecación de las civetas salvajes, de Indonecia, los granos de café que se han comido? Civetas son animalitos con apariencia de zorrillo. El café que hacen de estos granos se llama “kopy luwak” y está considerado el mejor café del mundo. Por lo menos es el más costoso. En Londres una taza de este café cuesta € 80. Pero esta historia no tiene un final feliz. Ahora las
    Ver Más
  • La Revolución Francesa, a pesar de su grito “Libertad, igualdad, fraternidad”, no fue fraterna con las mujeres ni ellas obtuvieron igualdad ni libertad para opinar o actuar. Las atrevidas, como Manon de Roland, quien protestó, junto con su marido, por lo que consideraban excesos de la revolución, fue aprendida y guillotinada. Es famosa su frase: “¡Libertad, cuántos crímenes se cometen en tu nombre!”. Igual suerte sufrió Olympe de Gouges, fundadora de la “Société populaire de femmes”. Ella redactó, en 1791, la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana, para reclamar iguales derechos para las mujeres, por cuanto no constaban en la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano (1789). De Gouges murió en la guillotina y sus seguidoras fueron enviadas al manicomio. Obviamente, tendrían que estar locas para sostener que hombres y mujeres merecían iguales derechos. Se las acusó de sufrir una “tendencia antinatural”, es decir, reclamar en vez de cuidar del hogar y call
    Ver Más
  • Este 2019 es el Año Internacional de la Lenguas Indígenas. En Quito hay diez instituciones fiscales con el Sistema de Educación Intercultural Bilingüe (SEIB). Cuentan con 228 docentes y 5411 alumnos que pertenecen a las culturas puruhá, guaranga, otavalo, kitucara, kichwa amazónica y afro. En la escuela Mushuk Yachay (Escuela Tiempo Nuevo) la maestra Ximena Guaninango enseña a sus alumnos arte y el cuidado de la Pachamama. Los niños cierran los ojos y ella activa diferentes sonidos en la computadora para que ellos los reconozcan y después los dibujen. Se escucha al agua, al viento, el crujir de las ramas y varios otros sonidos que son parte de la naturaleza. Otro ejemplo de este método multicultural es el que imparte la rectora de la institución, Alicia Gómez, quien también enseña Física. Habla de la energía nuclear, eléctrica o electromagnética, pero también de las creencias ancestrales: la energía del cerro o del mal viento. Y explica así: “La herencia cultural va de la mano con el c
    Ver Más
  • miércoles 13 de marzo 2019
    No puedo guardar más silencio
    Defiendo la libertad de expresión, mas no la grosería. Defiendo la libertad en toda su grandiosidad, mas no al libertinaje. Soy católica, respeto a las otras religiones y a quienes son agnósticos o ateos. Pero exijo el mismo respeto. Amo a Dios y a mi madre celestial la Virgen Santísima. Entonces, ¿cómo podría callar ante palabras y expresiones soeces e insultantes, que atacan a lo que yo amo? Después de aludir a una vulgar canción acerca de pájaros, Aura Lucía Mera dice en su artículo del 23 de febrero de El Comercio: “A María, el pájaro fue una paloma que aleteó, iluminó el recinto, cumplió su deber y salió volando”. Después llama a María Magdalena una prostituta (utilizando la palabra vulgar, por supuesto) “….la iban a lapidar y la salvó la campana y un costoso ungüento en frasco de alabastro”. Desgraciadamente está de moda atacar a la iglesia cristiana en general, y a la católica en especial. Si Mera desea explicar, en su opinión, cómo en el catolicismo la mujer ha sido segregada,
    Ver Más
  • jueves 07 de marzo 2019
    De incas y momias
    Para los incas la muerte era una transición a otra vida. Por lo tanto, momificaban el cuerpo del Sapa Inca, el “Intipachuri”, hijo del sol, y los de otros señores principales, y los mantenían dentro de cuevas. Sus sirvientes les llevaban comida y cambiaban su vestimenta, tal cual como si aún vivieran. Las momias vestían con el ropaje de la realeza, y el Inca llevaba ceñido en su cabeza el cordón del “llawtu”, con la roja “mayskaypacha”, la borla real sobre la frente. A las momias las sentaban con los pies cruzados y las manos sobre el pecho. La piel que se podría ver —seca sobre los huesos— brillaba untada con grasa. Sus ojos estaban cubiertos con tela de oro y, dicen, no les faltaba ni una sola pestaña. En ciertos días del mes de noviembre, las momias salían a pasear en andas por la plaza principal del Cusco. Estos paseos fueron interrumpidos por el celo español que no solo los prohibió, sino que incendió a las momias por considerarlas profanas. La momia de Atahualpa (Rumiñahui recupe
    Ver Más
  • lunes 04 de febrero 2019
    Si pudiera no decirte adiós
    Te conocí hace catorce años. Tú estabas con tu familia, que había venido de Colombia huyendo de la violencia. Lo único que no dejaron atrás fue a su pareja de preciosos perros policías alemanes y a sus cachorros. Tenías dos hermanos. Pero tú y yo hicimos un pacto de amistad apenas nos vimos. Te llevé a nuestra casa y fuiste maravilloso con nosotros desde un principio: policía y ladrón; payaso y serio; duro guardaespaldas y tierno compañero; alumno y maestro pues, así como aprendiste nuestras costumbres, nos enseñaste lo que significa la paciencia, la lealtad y el amor incondicional. Fuiste el mejor toro de lidia para mi hijo y de eso quedan aún algunas toallas deshilachadas. Fuiste mi sombra y sabías comunicarte conmigo. Hoy, antes de que partieras te dije: “Si pudiera no decirte adiós”. Sé que me pediste que no llorara porque nos volveríamos a ver. Entonces, te pregunté si sabías si Dios en Su infinita misericordia permitía que los perros fueran al cielo. Me diste el último beso en el
    Ver Más
  • miércoles 30 de enero 2019
    De frailes y reguetones
    Es un grupo de cuatro frailes franciscanos y se llama Solideo (Solo de Dios). Llevan cantando 10 años en el ámbito de la música católica. Estos son sus nombres y los lugares donde predican: Fray Ángel Prieto en Riobamba, Fray Patricio Ramón en Ambato, Fray José Delgado en Zumba y Fray Óscar Castro en Quito. Interpretan todo género musical y les gusta mucho la balada, el reguetón y el pop. Tienen dos CD y un videoclip en YouTube (solideofranciscano). Dicen que sus canciones están creadas para alabar a Dios y así, “poder acercarse por medio de la música a los jóvenes en especial, y a todos los adultos que tienen el alma y el corazón abiertos a la fe”. Han tenido mucho éxito. Su música es alegre, el ritmo armonioso y las canciones se te pegan a la legua. Ellos están seguros de que su éxito es justamente porque “Dios es su mánager”. Ahora que se escuchan tantas letras de canciones que son denigrantes y ofensivas, por decir lo menos, las de estos frailes recuerdan la candidez de la mirada d
    Ver Más
  • miércoles 23 de enero 2019
    El abrazo más antiguo del Ecuador
    Beatriz Lindao, la directora del Museo etnográfico cultural de Santa Elena, y la antropóloga Karen Stothert, explican que a través de sus estudios han llegado a la conclusión que: “La cultura Vegas es la ocupación humana más antigua que se conoce en Ecuador, con una antigüedad de 8 500 años AC. Esto significa que estamos hablando de 10 000 años atrás, por eso decimos que Santa Elena es la cuna de las culturas ancestrales del Ecuador”. En este museo se exhiben las osamentas de un hombre y una mujer abrazados. Son los legendarios ‘Amantes de Sumpa’, donde fueron hallados. Este abrazo de los amantes de la edad de piedra tiene más de 8 000 años. El hombre mantiene la mano derecha encima de la cadera de la mujer. La mano de ella le toca la cabeza. A su alrededor hay seis grandes piedras, ofrendas funerarias, que los protegen en su viaje espiritual. ¿Murieron durante el sueño?¿Se acostaron felices sin saber que el mañana no saldría a su encuentro? ¿Cuáles fueron las últimas palabras que se d
    Ver Más