• martes 02 de noviembre 2021
    Sobredosis de amor
    Nació en un día común y corriente. Lo único especial fue que llovía y el agua se evaporaba apenas tocaba el suelo sin formar ni charcos ni lodazales. La madre giró la cabeza hacia la pared para no verlo y el padre cuando lo conoció, y antes de que se lo llevaran al orfelinato, le nombró Melquíades como el viejo sabio de “Cien años de soledad”, que era el único libro que había leído en toda su vida. Melquíades creció sin aprender a hablar porque nadie le conversó; sin sonreír porque nadie le sonrió; sin temor a perder porque nada poseía y sin llorar porque nadie le había enseñado a amar. Era un ser totalmente indiferente. Tan indiferente y silencioso era que la gente pesaba que desde adolecente ya era un sabio. Un día llegó de visita al orfelinato una voluntaria jovencita y bella que se presentó a Melquíades. “Soy Carmen”, dijo estrechándole la mano y sonrió mirándole a los ojos. Entonces sucedió. Primero fueron los zapatos los que cayeron, luego el pantalón y para cuando resbalaron los
    Ver Más
  • domingo 26 de septiembre 2021
    Bolívar, Tinjacá y Nevado
    Era el año de 1813. Simón Bolívar había salido de Mérida y se dirigía a Caracas cuando cruzó el páramo y se detuvo en Moncoque, para pasar la noche. Mientras comía escuchó ladridos, y amante de los perros como él era, se mostró interesado. El dueño de la casa llamó a un indígena llamado Tinjacá, que cuidaba de los perros, para pedirle que se los enseñara. Dijo que se trataba de una raza especial de esos parajes, que habían sido traídos, como ovejeros, por los sacerdotes que fundaron la ciudad. Añadió que eran grandes, fuertes, inteligentes y hábiles. Bolívar siguió a Tinjacá a una bodega donde había una camada de seis cachorritos. El Libertador se agachó a acariciarlos, pero en eso se acercó un maltón de poco más de un año, olió sus botas, se sentó delante y le dio una pata. Tinjacá le dijo que se llamaba Nevado, porque era un perro negro, con una parte del lomo blanco, de ahí su nombre. El dueño se lo regaló. Bolívar notó que los ojos de Tinjacá se llenaban de lágrimas. Le dolía perde
    Ver Más
  • miércoles 04 de agosto 2021
    Alcalá de Henares
    Alcalá de Henares, la ciudad donde nació Miguel de Cervantes, otorga el premio Cervantes, el más prestigioso en la literatura en español. También es conocida como “la ciudad de las cigüeñas”, por la cantidad de estas aves que anidan en torres y tejados. Sin embargo, el nombre que más le pega es el de “Ciudad del saber”, por su antigua Universidad fundada en 1499. Esta ciudad pertenece a la comunidad de Madrid y ha sido nombrada Patrimonio de la Humanidad debido a la belleza de su centro histórico. Su fundación se remonta a la época celta/ibérica, pero se formó como ciudad cuando llegaron los romanos y la llamaron Complutum, “lugar de confluencia de aguas” ( se unen los ríos Henares y Camarmilla). Con la conquista de los árabes su nombre cambió a Alcalá de Henares, cuyo significado es “castillo sobre el río Henares”. Allí han convivido tres culturas: cristianos, judíos y musulmanes. A principios de julio tuve el gusto de estar en esta hermosa ciudad. Fui invitada para recibir el premio
    Ver Más
  • viernes 11 de junio 2021
    Ser niño
    Ser niño es dejar volar la imaginación como una cometa de papel y carrizo. Es buscar el arcoíris en los charcos de agua. Es perderse en un jardín encantado donde hay solo maceteros. Es saltar a los brazos que te esperan abiertos sin dudar por un momento. Es encontrar la más dulce música entre las hojas que mueve el viento. Es crear canciones que no tienen ni pies ni cabeza. Es buscar el calor de tu perrito y ver en sus ojos brillar el más puro amor. Es saludar al sol con tus mejillas. Es tratar de contar a las estrellas. Es llorar al ver a un pajarito muerto. Es esperar que la felicidad esté a la vuelta de la esquina. Es mermar la pena con un chupete de fresa. Ser niño es celebrar la vida cada mañana a pesar de los pesares. Es coser la sombra a los zapatos. Es creer que nada es imposible. Es devolver las sonrisas. Es saber perdonar y volver a jugar. Ser niño es soñar… es mantener a tu niño interior intacto a través de los años, toda la vida, y quizás más allá. (Las Naciones Unidas reco
    Ver Más
  • miércoles 12 de mayo 2021
    María, madre de todos
    Los sioux, también llamados, dakotas, nakotas y lakotas, es una etnia asentada en los territorios del Norte de Estados Unidos, mejor dicho; en las praderas canadienses. Los sioux formaban la Gran Nación Sioux y fueron aguerridos guerreros que lucharon por conservar su territorio. Amantes de los caballos, tienen una curiosa leyenda relacionada a su conversión al cristianismo y a la Virgen María: “Había una doncella, dulce, casta e inocente llamada Marie que vivía sola en un ‘teepy’. Una mañana, cuando el invierno estaba por desaparecer de la Tierra, apareció un jinete galopando entre las nubes sobre un caballo tan blanco como ellas. El jinete desmontó de su caballo y entró al ‘teepy’ donde encontró a Marie sola. ‘Soy un ángel enviado por el Gran Espíritu’, se presentó. Ella cayó de rodillas sorprendida y se llevó la mano a la boca para tapar un grito. ‘Has sido escogida por el Gran Espíritu para que tengas su hijo a quien lo llamarás Jusás. ‘Que se haga la voluntad del Gran Espíritu’, c
    Ver Más
  • lunes 12 de abril 2021
    Sombras nada más
    -¡Mira qué bien!, ahora podremos estar juntas un ratito. ¡Qué alegría! La luz de estas velas es perfecta. -Así es. Estoy de acuerdo. No nos engruesa ni nos enflaquece. Te veo sentada igual que yo, aunque a ratitos te levantas y te pierdes. No obstante, regresas y no cambias. -Me gusta volvernos a ver, amiga. Especialmente en este restaurante. Es pequeño y acogedor… -Sí. Y perdona que te interrumpa, pero en la claridad del sol a veces te ves deforme, querida. -Ah, ¿sí? Pues, tú también, querida. Además, a medio día huyes y no sé exactamente a dónde te vas. -Pues, tú también huyes y lo haces tan bien que desapareces como si te hubieras perdido. -Mmmm. Pensé que hoy no discutiríamos. No tenemos por qué. Mi vida es tan oscura como la tuya y nos viene bien relajarnos un poco, ¿verdad? -¿Relajarnos has dicho? Eso es imposible y tú lo sabes. Lo que pasa es que te quieres pasar de viva. Para poder relajarnos dependemos de otros. Solo la muerte nos relajará. -Está bien. Tienes razón. Pero ahora
    Ver Más
  • martes 23 de marzo 2021
    De la lectura y su importancia
    La lectura es una de las actividades más importantes y útiles que el ser humano realiza a lo largo de su vida. En primer lugar, la lectura, del mismo modo que todas las restantes actividades intelectuales, es una actividad exclusiva de los seres humanos, únicos seres vivos que han podido desarrollar un sistema intelectual y racional. En segundo lugar, esto quiere decir que la lectura nos hace únicos frente al resto de seres vivos. La lectura es una actividad que por lo general comienza a adquirirse, lentamente, desde temprana edad y se mantiene de por vida, es decir que no se pierde con el tiempo. La lectura es un hábito que se puede adquirir a cualquier edad, sin embargo, si se la obtiene en la niñez se aprovecha por más tiempo de una actividad que ayudará a desarrollar la inteligencia “emocional” que es la que logra que te lleves bien contigo mismo y con otros. Además, te enseña a decidir. Lo más importante, es que crea una postura de entendimiento, de enfoque, que influenciará cuand
    Ver Más
  • lunes 15 de marzo 2021
    De un proyecto genial
    Pocas veces me he encontrado con un proyecto tan genial. Se trata de la Fundación Arnuv (Acción rápida a la no violencia), que trabaja para erradicar la violencia hacia la mujer y bajar el alto índice de feminicidios en el país. Lo hacen con el rescate de canes en condición de calle o refugio, los que son adiestrados y donados para cuidar y proteger a mujeres víctimas de violencia de género. Es el proyecto Violeta. La Fundación Arnuv ha desarrollado un método científico y estratégico que permite donar a mujeres víctimas de violencia, canes de refugios que son adiestrados para aportar seguridad, asistencia, soporte terapéutico, psíquico y moral, que ayuda a salvar vidas. En cuanto al tiempo de respuesta que ofrece el proyecto Violeta es inmediato, ya que el can pasa la mayor parte del tiempo con la usuaria o al menos en las horas de más alto riesgo. Violeta ha recibido varios reconocimientos a nivel internacional; el último, por parte de la Universidad de Nueva Delhi, donde participaron
    Ver Más
  • jueves 11 de marzo 2021
    Cholanes en flor
    El cholán (Tecoma stans) es un árbol oriundo de Latinoamérica y ha estado en mi vida desde pequeña. Recuerdo que cuando muy niña caminaba por la Av. Colón con mi mamá y cómo me encantaba recoger las flores amarillas para colocarlas en mis pequeños dedos. Jugaba que tenía manos de hada y reíamos. Mi madre me había contado que el cholán era el árbol preferido de mi papá, a quien nunca conocí porque falleció en un accidente aéreo cuando yo tenía un año. Quizás por esa razón siempre me conmueve ver al árbol vestido de amarillo, quizás por eso el amarillo es mi color favorito, quizás por eso es que me pongo tan sentimental cuando camino bajo un sendero de cholanes en flor. Quizás esa es la razón por la que las lágrimas mojan mi teclado mientras escribo… Febrero fue su mes de floración y aún continúa. Con mi marido caminamos por el sendero de los cholanes en el chaquiñán de Cumbayá, y vuelvo a sentirme niña. Recogemos flores y, entre risas, trato de ponerlas en mis dedos. ¡Solo cubren mi uña
    Ver Más
  • lunes 25 de enero 2021
    La Luna y la serpiente
    Un eclipse lunar aterraba a los pueblos indígenas. Creían que una Amaru, una serpiente gigante, se estaba tragando a la Luna, y que, si la Luna moría, el cielo se desplomaría sobre ellos. Entonces, hacían mucha bulla para espantar a la serpiente celestial. Apenas una sombra empezaba a ocultar a la Luna, todos gritaban con voces agudas parecidas a aullidos. Las mujeres tocaban los ‘tinyas’, pequeños tambores, y los hombres soplaban los ‘pututus’, los caracoles marinos. Azuzaban a los perros para que ladraran y los niños asustados no necesitaban que los obligaran a llorar para lanzarse en verdaderos berrinches. Con la mirada puesta en el firmamento la gente rogaba: “¡Killa cuya mama! ¡Luna Reina Madre! ¡Mama Killa! ¡No desfallezcas! ¡Runay kiman! ¡La gente te necesita! ¡Aguanta, Mama Killa! ¡Aguanta!”. Hasta que todo quedaba en la mayor obscuridad. Entonces, gritaban con mayor angustia. Si la Luna había muerto, en cualquier momento los pedazos rotos del cielo caerían sobre sus cabezas. S
    Ver Más