• lunes 14 de octubre 2019
    Orar por nuestro país
    “Debemos interceder por la paz de nuestra ciudad y por la de aquella donde nos encontremos porque de eso depende también nuestra tranquilidad. Cuando se ora por una nación hay que tomar en cuenta siete áreas básicas. Primero, por las familias que son base fundamental de una sociedad. Cada una de ellas tiene la responsabilidad de educar a los ciudadanos. Segundo, orar por la iglesia. Todos somos parte de ella y debemos dar buen ejemplo. Tercero, orar por los educadores y los centros educativos para que vuelva la disciplina y buenas costumbres. Cuarto, orar porque los espectáculos públicos sean proveedores de sana cultura, educación y alta moral. Quinto, es urgente orar para que los medios de comunicación sean responsables en llevar la verdad en todo lo que divulguen. La economía es el sexto objetivo de nuestra oración. Está comprobado que la pobreza es uno de los motivos de la violencia. Séptimo, orar por los gobernantes. Debemos tener un sistema de gobierno eficiente y confiable. Si qu
    Ver Más
  • lunes 23 de septiembre 2019
    De dietas, ayuno y negocios
    Como existe tanta gente con sobrepeso en Estados Unidos (y ya se ve en nuestro país), el tratamiento contra la obesidad se ha vuelto un negocio más. Los tés, las pastillas y las dietas milagrosas abundan. La dieta de la toronja, del jugo de papa rallada, del vino blanco (¡Salud!). Ahora han encontrado una nueva dieta: la del “ayuno”. Sí, dejar de comer. ¡Cómo no se les ocurrió esto antes! El médico y escritor Andreas Michalsen dice en su artículo de la revista The Economist, de este mes, que el ayuno diario de al menos 14 horas ayuda a perder peso, es saludable y hasta espiritual. Solo se puede almorzar. Esto significa que no hay que merendar ni desayunar (olvidémonos del pancito y el café) y así llegar al almuerzo, en ayunas. Este descubrimiento está en la clasificación de “sentido común”: Si quieres bajar de peso, no comas. ¡Imaginen a las personas de gran apetito! Y hay cientos de videos para enseñarte, paso a paso, ¡a ayunar! Una rubia flaquísima sale y dice: “No puedes romper el a
    Ver Más
  • lunes 16 de septiembre 2019
    De una llamada
    Y por fin suena el teléfono y sabes que es tu hijo quien llama: el sexto, cuya mujer está embarazada por primera vez. “¡Ha nacido un varoncito! ¡Pesó nueve libras! El parto fue natural y el bebé y su mami están muy bien.” Miras las fotos en el WhatsApp, está coloradito, los brazos gorditos y todo ese cuerpo pequeño lleno de pliegues que quisieras abrazar en ese instante. Tiene los ojos abiertos. Abiertos al mundo. Al mundo que le espera. Y entonces tienes ganas de arrodillarte, y lo haces. Primero agradeces a Dios de todo corazón y pides, ruegas, suplicas que el mundo en el que le toque vivir no sea tan horrible como presagian. Y en tu mente miras a un mundo mejor donde no hay guerras, ni hambre, ni polución. Entonces, te imaginas a tu nuevo nieto creciendo, riendo, haciendo amigos, bueno de corazón como su papá. Recuerdas cuando él nació. Y recuerdas también a tu padre. Tu padre que quería una niña y la pidió al Señor de Monserrate en Bogotá. Tu padre, que no pudo verte crecer. Que de
    Ver Más
  • miércoles 04 de septiembre 2019
    No me hables de la guerra
    “En la guerra comienzas por agradecer los días que estás viva; luego agradeces las horas y llegas hasta los minutos”, me dice Alenka: de origen polaco, 93 años y una mente clarísima. “Fue un primero de septiembre de 1939. Yo tenía trece años y mi hermana cinco”, suspira antes de continuar. “Las hojas de los árboles ya se tornaban anaranjadas. Mis padres, mi abuela, mi hermana y yo estábamos reunidos junto a la radio. Mi abuela rezaba el rosario a la Virgen Negra de Częstochowa. Había rumores de que Alemania iba a invadir a nuestro país. Y así sucedió aquel día. Entonces, mi padre decidió que debíamos huir a Inglaterra y desde allí a los Estados Unidos. Pero las cosas se complicaron: dos días después, Inglaterra y Francia declararon la guerra a Alemania y así empezó la Segunda Guerra Mundial. Al poco tiempo, mi padre fue fusilado acusado de conspirador. Mi abuela no resistió perder a su hijo. Luego de un año, mi madre, mi hermana y yo escapamos a Inglaterra. Por equivocación nos separar
    Ver Más
  • lunes 12 de agosto 2019
    De piedras y de la primavera
    Es una piedra grande. Busco un parecido con el perfil de un humano o de algún animal y no lo hallo. Es una piedra. Traída por la última era del hielo, hace diez mil años, ahora está en medio de este bosque nórdico. Una piedra cubierta por musgo. Una piedra vestida de verde de varios tonos que van desde los más claros a los más oscuros. Musgos gruesos y suaves al tacto, algunos son ásperos pero exquisitos, unidos por fibras entrelazadas. Otros, adornados con flores blancas y diminutas con hojitas en forma de corazón. Pienso que, aunque es un ropaje magnífico —como la Cenicienta— lo perderá y volverá a su color gris cuando llegue el invierno. Me pongo triste. “¿Qué sientes cuando pierdes todo?”, le pregunto. Por supuesto que me responde. La oigo en mi mente que es donde se escuchan las cosas mágicas. “El invierno no dura para siempre y cuando regresa la primavera me vuelvo a vestir con mi traje verde y soy feliz”. Yo sonrío. Vaya, hasta las piedras pueden ser felices. Concluyo que es pos
    Ver Más
  • lunes 05 de agosto 2019
    De mongoles y poetas místicos
    Los mongoles fueron tribus del norte de Asia. En 1206 el guerrero Temujin, que cambió su nombre a Gengis Kan o “Emperador de emperadores”, la unificó y creo el imperio Mongol. Los mongoles invadieron gran parte de Asia, Europa oriental y el Báltico. Al invadir Persia, alrededor del año 1300, una de las familias que emigró hacia Turquía fue la del poeta místico musulmán Yalal-al-Din, conocido como Rumi, quien creó reflexiones para saber si hemos llegado a la madurez espiritual: “Cuando aceptamos a las personas como son y más bien tratamos de cambiarnos a nosotros mismos. Cuando entendemos que todos están acertados según su propia perspectiva. Cuando no tenemos expectativas en una relación, y damos nuestro afecto por el placer de dar. Cuando lo que hacemos, lo hacemos para nuestra paz. Cuando se deja de demostrar al mundo cuan inteligentes somos. Cuando dejamos de buscar la aprobación de los demás. Cuando no nos comparamos con otros. Cuando se está en paz con uno mismo. Cuando podemos di
    Ver Más
  • jueves 01 de agosto 2019
    Recuerdos de un paso en la Luna
    Era la noche del 20 de julio de 1969. Yo tenía 21 años. Podía salir con amigos (aprobados por la autoridad familiar) y regresar a la 1:00 a.m. Es decir, mi mamá y mis abuelos ya me consideran adulta. Estaba en el primer restaurante sofisticado de La Mariscal: “Le Chalet Suisse”, en la esquina de las calles Reina Victoria y Calama, donde el dueño, Jean Pierre Magmenat, tocaba el piano y cantaba imitando a Louis Amstrong. Pero aquella noche especial, o “espacial”, escuchábamos en la radio la llegada del primer hombre a la Luna. Cuatro días antes, el “Apolo 11” despegó en un cohete, “Saturn V”, desde el Centro Espacial Kennedy en Florida. A bordo iban los astronautas Neil Armstrong, Edwin “Buzz” Aldrin y Michael Collins. ¡Qué emoción! Lloré sin preocuparme de que se corriera el rímel. Recordé “Noche de ronda”, la canción de Agustín Lara: “Luna que te quiebras sobre las tinieblas de mi soledad. ¿A dónde vas?” y, sin saber por qué, lloré aún más. Mientras tanto, Neil Armstrong decía su famo
    Ver Más
  • lunes 08 de julio 2019
    De coles, cigüeñas y bebés
    Nuestro sexto hijo y su mujer están esperando su primer bebé y así tendremos once nietos. Toda nuestra conversación gira alrededor de este hecho maravilloso. Se me ocurrió pensar en cómo se explicaba en distintos países de dónde veían los bebés. En varias regiones de Francia y Bélgica afirmaban que los bebés crecían dentro de las coles para estar calientitos. El mito más extendido en occidente es el de las cigüeñas. El primero en mencionarlo fue Hans Christian Andersen, que cuenta cómo una pareja de cigüeñas trae bebés a una madre que perdió el suyo apenas nacido. En Alemania, las cigüeñas —antes de estar en peligro de extinción— anidaban en las chimeneas de las casas, y por allí dejaban caer un bultito con un bebé. El mito más famoso es que a los bebés los traía la cigüeña desde París. Resulta que una pareja de un pueblo que trataban de tener familia, viajaron a París por negocios del marido. Justamente en la casa que arrendaron anidaban unas cigüeñas en la chimenea. Al regresar al pu
    Ver Más
  • martes 02 de julio 2019
    De toritos, lunas y ríos
    ¿Estás aquí otra vez? ¡Esperándome! -¿Te sorprende? ¿Por qué? Sabes que siempre lo hago. Me escapo y vengo a verte cada vez que regresas. -Quizás me cuesta creer que la fidelidad existe. Por mí juran amores que se diluyen con los primeros rayos de sol. -¡Tú sabes que yo te amo, y yo sé que tú me amas! ¡Nuestro amor es verdadero! - Sin embargo, también es verdad que nuestro amor es imposible. -Lo has dicho antes: tú tan alta y yo tan bajo. Solo te faltaría añadir que tú espléndida y yo oscuro. -No quise decirlo así. Es que nuestros mundos son lejanos. Jamás podrán unirse. Yo te acaricio de lejos mientras tú me contemplas. ¡Pero desearía estar a tu lado! -¡Espera! He visto algo que tapaban los matorrales y yo no lo había notado. -¿Qué es? -¡Tu deseo se ha cumplido y estás bañándote en el río! -Es un error ¡No soy verdaderamente yo! -¡Claro que sí! Te veo con toda claridad. Moviéndote cadenciosamente invitándome a unirme a ti. -¡Aguarda! Por favor espera. ¡No lo hagas! ¡Te lo ruego….! Per
    Ver Más
  • Mi constelación favorita siempre ha sido la Cruz del Sur. Está formada por cuatro estrellas y se ve en este mes con toda claridad en el sureste de Quito. Para el mundo cristiano su aparición coincide con la resurrección de Jesús, con el simbolismo de la luz y de la esperanza. Por otro lado, el 3 de mayo comienza la Fiesta de la Cruz andina, la ‘chakana’. La chakana tiene forma de pirámide con centro circular y ‘escaleras’ a los cuatro costados, lo que significa la unión entre la Pachamama, lo terrenal y lo alto, el Sol, antiguo dios de los pueblos originarios. La chakana data de hace 3 800 años y está presente en cerámicas ytejidosantiguos. Ella marca el solsticio y el equinoccio, además de ocho fiestas importantes de la cosmovisión andina. También es un calendario lunar: a cada lado en sus ‘escaleras’ hay siete ángulos rectos que, sumados, dan un total de 28 días de un mes lunar. Un año solar tiene 13 meses lunares. A la vez, en otras comunidades, se celebra la Fiesta de la Cruz crist
    Ver Más