lunes 12 de diciembre 2022

Mi momento feliz son ustedes

Carolina Castillo

Entre despertar y volver a dormir nos ocurren cientos de cosas. ¿Cuántas son buenas y cuántas malas?

Hay jornadas extremadamente duras, a veces. Para esas, especialmente, alguien me dijo que recurría a momentos felices.

Es decir, en alguna parte del difícil día, esa persona se daba el tiempo de tener un pensamiento bonito. La idea podía venir de un recuerdo o de la imaginación.

Lo importante es que le hacía sentir bien en medio de las dificultades. Es un recurso amable para nuestra mente y cuerpo.

No es la primera vez que alguien cercano me habla de esos momentos. Hace años, una gran amiga me dijo, no sé si porque lo leyó o lo escuchó, que todas las personas tenemos al menos un instante feliz en el día, incluso en las circunstancias más insoportables.

Decía que tal vez no los notamos, porque pueden formar parte de la rutina; pero que si nos deteníamos a examinar las horas, estarían ahí. Una sonrisa, una travesura, una canción, haber llegado a tiempo, estacionar el auto como todo un ‘pro’, un ser amado, una golosina, un rayito de sol, un aroma; el que hoy llueva, pero yo haya traído mi paraguas y me abrigara bien, etc.

Puede ser cualquier cosa. Les doy la razón a ambos, porque lo he vivido y, justo, mi instante feliz del día ha sido comprobar que no se equivocaron.