Papá Jaime y su visita a Ecuador

2012-08-19 05:00:00
Mauricio Duran

PAPÁ JAIME Y SU VISITA A ECUADORSu labor humana cambió el destino de muchos niños que vivían en las alcantarillas de Bogotá.Por Laura de JarrínNacido en Manizales, Colombia, Jaime Jaramillo es un empresario que ha vivido experiencias inspiradoras que le motivaron a desarrollar su empresa, Liderazgo Papá Jaime, para llevar su mensaje alrededor del mundo a través de conferencias, talleres y seminarios. Es creador de la Fundación Niños de Los Andes, que ha atendido a más de 55 000 niños y hoy atiende a 6 000 personas anualmente. Su inspirador trabajo le llevó a ser nominado al Premio Nobel de la Paz, al Premio Mundial de la Paz y la Justicia, a ser Embajador Mundial de la Paz y al Nobel a la Humanidad y el Amor (otorgado por el Liceo Alfredo Nobel por su labor en pro de la niñez menos favorecida y los habitantes de la calle). Papá Jaime visitó Quito para dictar la conferencia 'Volver a lo Básico' en la Casa de la Música en días pasados. FAMILIA tuvo la oportunidad de conversar con este líder social y maestro espiritual, defensor de los derechos de los niños e inspirador de la paz.¿Por qué y cómo creó la fundación Niños de los Andes, y cuáles han sido los resultados de esta iniciativa?A lo largo de mi infancia y adolescencia recibí señales, cada vez más claras, que me inspiraron para soñar y actuar. En la Navidad de 1973 la señal fue tan fuerte que me iluminó para encontrar mi verdadera misión en este mundo. Recuerdo a aquella niña de la calle que recogió, llena de ilusión, la caja de una muñeca que había caído de un carro. Yo transitaba por esa vía, y ella, por mirarme, se distrajo y no advirtió que venía un camión a gran velocidad que la atropelló, arrebatándole su vida y sus sueños. Murió sin saber que en el interior de la caja no estaba la muñeca que tanto anhelaba. Desde ese momento empecé a recorrer las calles para llevar a los niños y niñas un pedazo de pan, tratar de calmar su dolor, ayudarles a sanar las heridas del alma y darles una luz de esperanza para salir de la oscuridad en la que viven. Por medio de la Fundación Niños de los Andes hemos ayudado en los últimos 35 años a más de 75 000 niños y niñas de las calles y alcantarillas de Colombia. Hemos logrado que hoy no existan niños ni bebés viviendo dentro del alcantarillado de Bogotá. Esto mostró una problemática oculta y logró que el gobierno comenzara a implementar políticas hacia el manejo de los derechos de la niñez. A través de campañas sociales como Brochazos de amor, Una mano amiga y Patrullas de rescate hemos inspirado a miles de voluntarios en el mundo a ayudar a los demás.Ha pasado más de una década desde que decidió llevar su mensaje alrededor del mundo, y de la creación de la empresa de Liderazgo Papá Jaime. ¿Sus conferencias llegan al público por qué razones? Sus cápsulas motivacionales en televisión también llegan. ¿Qué tan complicado es mantener este contacto con la gente?Cuando amas lo que haces y haces lo que amas, no trabajas, disfrutas a plenitud lo que estás haciendo, y a todo lo que aparentemente es complicado el poder de lo simple espontáneamente lo hace fácil. Cuando amas a la gente, siempre será más fácil mantener vivo ese contacto con ella.Sus libros han tenido mucho éxito. Con una vida tan ocupada como la suya, ¿cuándo tiene el tiempo para escribirlos, y cómo determina las temáticas?Siempre saco momentos sagrados para estar a solas al amanecer y para escribir cuando me conecto con esa conciencia superior y esa esencia divina, y en base a mis experiencias, testimonios y cuestionamientos plasmo esas estrategias simples y esas herramientas poderosas para poder encontrar la paz interior y el amor.SU MENSAJEEstoy feliz? de haber compartido mis experiencias con tantos corazones en Quito y de sembrar en todos ellos semillas de amor, paz y esperanza para que disfruten a plenitud su vida y le den un sentido y una verdadera trascendencia.Esta conferencia? lleva a entender y comprender que ni tus peores enemigos te pueden hacer tanto daño como tus propios pensamientos.

Te puede interesar