Tienda roja: un espacio para compartir entre mujeres

2010-03-18 00:00:00

TIENDA ROJA: UN ESPACIO PARA COMPARTIR ENTRE MUJERESTienda roja: un espacio para compartir entre mujeres.Tienda roja, así denominaron a aquel espacio milenario donde las mujeres, de todas las generaciones, se reunían buscando comprensión para resolver sus problemas. Allí compartían sus triunfos y se acompañaban en su crecimiento emocional, psíquico y espiritual. Socializaban sus secretos femeninos. Era un lugar para encontrarse con sus hermanas de sangre y convertirse en maestras en el arte de amar nutrir y sanar a sus familias. Este espacio, que existió en el tiempo del matriarcado, es retomado ahora por la psicóloga clínica Alexandra Proaño, quien junto a Carolina, una de sus estudiantes, ideó esta nueva propuesta, luego de años de investigación y experiencias recolectadas en su consultorio médico. Se trata de un taller de iniciación menstrual dirigido a madres e hijas que empiezan este proceso de vital importancia en la vida de una mujer. En él, pretenden crear un espacio de comunicación que sirva para estrechar un vínculo derivado de un milagro común: la experiencia de la menstruación. En tiempos de antaño, la primera menstruación era motivo de fiesta y regocijo, ya que significaba que la niña era ahora una mujer fértil, explica Alexandra. Hoy, este fenómeno es visto como algo desagradable , vergonzoso o como inicio de una época de rebeldía. Se pretende, entonces, erradicar esta errónea idea y explicar el ciclo hormonal desde sus dimensiones biológicas, fisiológicas y reproductivas. Esta aclaración está acompañada de una serie de recomendaciones para paliar las posibles consecuencias negativas del ciclo menstrual. Este proceso natural tiene una dimensión inexplorada por muchos: la parte psicológica, en la cual se quiere profundizar. Y es que durante el mes, una mujer pasa por varios ciclos en cuanto a su estado anímico. Esta ciclicidad está detallada a partir de la obra de la escritora Mirada Gray, quien sostiene que el ciclo menstrual es un tiempo sagrado que nuestra cultura no honra. Por lo tanto, se piensa que hay que luchar contra los síntomas y contra la variabilidad del carácter, pero esta u00c2inestabilidad' tiene una explicación: las mujeres son cíclicas, pasan por varias etapas, a las cuales Gray bautiza como: fase de la doncella, que se refiere al espacio preovulatorio, en el que predominan las energías positivas. Entonces, una mujer se siente dinámica, radiante, confiada, firme, ambiciosa, sociable y capaz de afrontar los desafíos de la vida. Luego, pasa por la fase de madre (ovulación), que es una expresión interna y externa del amor. Resalta la figura de persona protectora capaz de asumir responsabilidades, de alimentar y dar sustento. La penúltima fase es la de la hechicera (premenstrual). Aquí se destacan el misterio y la magia. Aumenta la sexualidad, creatividad, conciencia, intuición y ensoñación. Y la última, es la de la bruja (menstruación), que representa un período de introspección: dormir, soñar y frenar el ritmo de vida. Para Alexandra, entender esto es primordial. Ella lo aplicó a su vida personal, a través de un diagrama lunar, y constató que cada mes pasaba por uno de estos ciclos. El secreto, para ella, está en aceptarlos y empezar a vivirlos como parte del milagro que representa ser mujer. u00c2u00a0TeNGA EN CUeNTA*El objetivo del taller es lograr que las niñas y adolescentes tengan un conocimiento integral sobre el período menstrual.u00c2u00a0*Está dirigido a niñas desde sexto a décimo año de básica. Dura dos días y se desarrolla en el Centro de Desarrollo Integral de Tumbaco.*Para mayor información, escribir al e-mail tienda-roja@hotmail.com, o comunicarse a los teléfonos: 09 854 7397/ 06 950 9536.

Te puede interesar