• miércoles 12 de febrero 2020
    El amor es un acto de fe
    Tengo que confesar que escribir esta columna me resultó muy difícil. Quería hablar del amor y de la celebración de San Valentín, pero antes de poder teclear las primeras letras un millón de ideas me asaltaron: ¿cómo defino el amor?, ¿explico sobre los distintos tipos de amor?, ¿cómo incluyo el huracán de emociones que acompañan a este sentimiento? Entonces recordé una fábula que leí hace mucho sobre los sentimientos, que terminaba así: “El amor es ciego y la locura siempre lo acompaña”. Creo que esta es la mejor definición posible, porque amar es un acto de fe: nos entregamos por completo a otra persona, con la ilusión de sentir amor de vuelta con la misma intensidad, con la esperanza de que la persona amada esté siempre junto a nosotros, pero también con la valentía de entender que amarnos a veces significa desprendernos de lo que nos lastima, dar vuelta a la página de las historias con finales trágicos. El amor no es solo un sentimiento de pareja, es de padres, de hijos, de amigos, d
    Ver Más
  • lunes 23 de diciembre 2019
    Navidad, un momento de enseñar
    ¡La Navidad está aquí! Esa fecha, que esperamos ansiosos desde el primer día del año, por fin llegó y con ella vienen anhelos y agradecimientos. Pero la Navidad también trae momentos de reflexión, que nos permiten entender qué es lo más importante en nuestras vidas, qué es lo que nos impulsa, qué nos llena de orgullo y nos colma de amor. Todos tenemos algo o a alguien especial por qué agradecer y para quien pedir bendiciones. En mi caso son mis hijos, ellos iluminan mis días y me hacen sentir el verdadero significado del amor. La Navidad debe motivarnos a ser mejores personas, a disfrutar de las pequeñas cosas más allá de los obsequios, y ser agradecidos por las bendiciones que recibimos. Estas fechas también deben motivarnos a hacer algo por los demás, dar nuestro tiempo para ayudar a los más necesitados y compartir un momento de alegría con quienes menos tienen. Seguro este será el mejor regalo que podamos dar a los otros, pero también a nuestros hijos: ser ejemplo de bondad y de hum
    Ver Más
  • lunes 23 de diciembre 2019
    Navidad, fecha para agradecer
    Navidad es una fecha especial y como tal tiene sus bemoles. Para muchos es un momento para celebrar y disfrutar, para otros para recordar y añorar. Es cuando pensamos en los seres queridos, en los que están junto a nosotros y en los que se han ido; es cuando nos imaginamos un mundo de ilusiones y sueños y también cuando entendemos que la realidad supera la ficción. Cada familia vive la Navidad a su manera y cada persona la siente de distinta forma. Pero si hay una constante en esta festividad, es que es momento para dar gracias; sí, agradecer por lo malo, por lo bueno, por difícil, por las bendiciones recibidas. Cuando atravesamos momentos complejos, la Navidad puede ser la ‘cereza del pastel’ y deprimirnos más, pero si pensamos en que el solo hecho de estar vivos, de tener familia, techo, hogar, salud, amigos y hasta enemigos es más de lo que muchos pueden decir, podremos celebrar y sentirnos bendecidos. Mi madre siempre dice que ‘no hay mal que por bien no venga’ y tiene razón; ningú
    Ver Más
  • lunes 14 de octubre 2019
    Nuestro bien por sobre el otro
    Entre muchas cosas que somos, los humanos somos egoístas. Tendemos a pensar solo en nosotros y queremos que todo el mundo gire en torno a nuestras expectativas y necesidades; pocas veces pensamos en lo que el otro requiere o espera. Quizás nos hemos olvidado de que vivimos en sociedad, en donde necesitamos los unos de los otros para sobrevivir, para desarrollarnos y para crecer. Quizás ese sentimiento tan primitivo nos lleve a pensar que solos podemos lograrlo todo, que mientras nuestras demandas estén satisfechas, las de los demás pasan a segundo plano. Desde que somos niños, los padres -en su afán de que nada nos falte- nos inculcaron una falsa idea de lo que es ser feliz, nos solventaron cada problemas que llegaba para evitarnos el sufrimiento de la frustración y ahora han conseguido adultos incapaces de afrontar los problemas, de encarar los conflictos y de asumir nuestra responsabilidad. Nos hicieron creer que lo importante era conseguir el éxito sin pensar en el cómo, así impliqu
    Ver Más
  • Tras el anuncio de las medidas económicas, las reacciones han sido variadas: unos apoyan la propuesta del Ejecutivo porque consideran que a pesar del costo político que puede traer, era la única opción posible para salir de la crisis económica del país, y otros las ven como medidas que afectan a los pobres, sobre todo por el incremento de los combustibles. Pero lo cierto es que el país está sumido en un grave problema financiero y los ciudadanos debemos contribuir a salir de él. Quejándonos, difícilmente podremos ayudar. De hecho, esta es una oportunidad para que en los hogares se enseñe a los hijos que en los momentos de más necesidad todos debemos apretarnos los cinturones y poner un granito de arena para sobrellevarlos. En un país, al igual que en una casa, todos debemos asumir nuestra responsabilidad para aportar; protestar por una decisión de los padres o del Presidente no ayuda en nada y lo único que provoca es malestar. Quizás al inicio nos cueste adaptarnos a las nuevas reglas,
    Ver Más
  • lunes 23 de septiembre 2019
    Enfrentar los problemas
    La vida nos da lecciones todos los días. Cuando nos negamos a aceptar algo, el universo está allí para enseñarnos lo que no queremos comprender. A veces, las pruebas llegan de la mano de pérdidas familiares, económicas o patrimoniales, hechos que nos resultan inconcebibles y a los que nos resistimos. Pero si entendemos que cada cosa que nos pasa es el resultado de lo que hacemos o dejamos de hacer, será más fácil asumirlo y superarlo. La clave está en reconocer qué es lo que no hemos aprendido, qué tema tenemos pendiente y cómo se puede resolver; a partir de ello sabremos qué pasos dar para llegar al final del túnel. Suena fácil decirlo, pero cuando estamos envueltos en una vorágine de problemas, hallar una solución parece imposible. Nos ahogamos en un vaso de agua, creemos que estamos ‘salados’ y que la suerte nos ha abandonado; pensamos que solo nosotros tenemos problemas y que nadie entiende la magnitud de ellos. Pero basta con tomarnos un respiro, regresar a ver a nuestros seres qu
    Ver Más
  • lunes 16 de septiembre 2019
    Somos el presente
    Muchos dicen que el tiempo es nuestro principal enemigo, que llega implacable y nos atrapa. De un momento a otro nos miramos en el espejo y apenas podemos reconocernos, encontrar entre las arrugas o las canas a los niños que fuimos un día. Recordamos la vitalidad que teníamos para levantarnos todos los días, la velocidad con la que íbamos de un lado a otro y la agilidad para resolver cualquier problema o responder a las preguntas más complejas. Con esos recuerdos llega la nostalgia, esa tristeza que recorre nuestro corazón cuando hacemos un repaso de lo que fue nuestra vida y de los sueños cumplidos y los rotos. Pero si por un momento nos detenemos y dejamos de compadecernos, podremos entender que cada línea de expresión, cada peca, cada cicatriz han sido experiencias y lecciones, han sido alegrías y risas sin parar, han sido lágrimas y amor. El pasado nos hizo quienes somos, pero el presente es lo que nos define. Demos gracias por nuestro pasado, pero que eso no sea una limitante, sin
    Ver Más
  • miércoles 04 de septiembre 2019
    Los maestros amigos
    Hace unos días, leí un comentario en una red social de un joven que se cuestionaba por qué debía ir a la Universidad si seguramente podría aprender lo mismo o más a través de la Internet y gratis.
    Ver Más
  • lunes 12 de agosto 2019
    El indispensable orden
    El orden es uno de los valores fundamentales y no se trata solamente de tener el clóset arreglado o el escritorio limpio, sino de llevar nuestra vida con cierto método, que nos permita cumplir con todo sin los sobresaltos propios de una desorganización. El orden se enseña en casa y se aprende desde pequeños, con cosas simples como guardar los juguetes en el espacio destinado para ellos. Conforme crecemos las tareas aumentan también, pero mantener siempre en regla todo nos permitirá convertirnos en adultos responsables. Si no somos ordenados, no solamente afectaremos nuestro día a día, sino también el de los demás. No hay nada más detestable que trabajar con quien se olvida de notificar las cosas o lo hace a último momento. Ser ordenados requiere disciplina y exige el respeto por el tiempo de los demás y de sus necesidades. Si nunca cumplimos lo que debemos, nuestros hijos aprenderán lo mismo y este patrón se repetirá por generaciones. A veces el ritmo de vida que tenemos nos puede juga
    Ver Más
  • lunes 05 de agosto 2019
    Relajémonos un poco, por favor
    Estamos a un mes prácticamente de que los chicos regresen a clases. Nos queda cada vez menos tiempo para poder disfrutar de este tiempo de relajación, muchos han salido de viaje, otros se preparan para hacerlo o simplemente para disfrutar de actividades diferentes en la ciudad. Todo luce más calmado, el sol brilla y la perspectiva de las personas es otra. Pero, ¿por qué no podemos mantener esta actitud durante todo el año? Parece automático, pero regresan los chicos a clases o comienza el invierno y todo se vuelve un caos. El tráfico colapsa, la gente se vuelve más intolerante y los conflictos están a la orden del día. ¿Será acaso que el estrés de no llegar tarde a ningún lado nos convierte en irascibles? o es que ¿trabajar nos pone de mal humor? La verdad no entiendo, tenemos tantas cosa por las cuales agradecer y disfrutar todos los días, pero preferimos vivir en el caos, la desorganización y las iras. No niego que a veces parece imposible mantenerse tranquilos, pero si nos tomamos u
    Ver Más