• Le tengo presente. De mediana estatura, cabello blanco y ojos azules que sabían brillar con picardía. Como los de un niño. Sonrisa pronta y risa clara. Y la bondad que emanaba de todo su ser. Era el pediatra Jorge Vallarino, que venía a verme a la casa de mis abuelitos cuando yo estaba enferma de la garganta. Mi abuelita lo recibía con una tacita de café tinto; yo, con una mezcla de terror y alegría. Terror porque casi siempre me ponía una inyección de penicilina. Las jeringas eran de cristal, por lo tanto, tenía que lavarlas y esterilizarlas en agua hirviente. El doctor tenía un diminuto reverbero que funcionaba con alcohol; allí colocaba una caja de metal llena con agua y dentro la jeringa. Yo, sin embargo, sentía alegría porque él conversaba con mis muñecas. Sí. Les preguntaba que cómo estaban y hacía comentarios sobre sus vestidos. Y, además, el doctor le caía muy bien a mi perrito Jip. Es decir, simpatizaban mutuamente. Jip apreciaba que él no decía: “¡Bajen a ese perro de la cama
    Ver Más
  • lunes 09 de marzo 2020
    De pan y rosas
    El Día Internacional de la Mujer tiene que ver en particular con la industria textil que, a mediados y principios de los dos últimos siglos, fue una de las más importantes de Europa y América, y también una de las más explotadoras. En ella, tanto mujeres como niños fueron explotados al ser la mano de obra más utilizada. En 1833, las obreras del algodón hicieron una huelga de ocho meses en Manchester (Inglaterra), y en 1857 hubo una huelga de las costureras de Nueva York, quienes reclamaban la reducción de la jornada a diez horas. En el siglo XX, el 10 de enero de 1908, veinte mil obreras de la misma ciudad se unieron en una huelga a la que llamaron: ‘De pan y rosas’. El pan simbolizaba un salario adecuado y las rosas, mejores condiciones de trabajo y un trato digno. Sin embargo, no lograron nada, pues no tenían respaldo de un sindicato. La Federación Americana de Trabajo solo sindicalizaba a hombres blancos. El 8 de marzo de 1911, la fábrica de la Compañía Triangle Shirts, en Nueva Yor
    Ver Más
  • jueves 05 de marzo 2020
    Y quizás para siempre
    Entristece ver a tantos jóvenes que no pasan las pruebas de Ser Bachiller. Su llanto y desesperación, y la de sus padres, conmueven. También, lamentablemente, aparecen las fotocopias, que no son otra cosa que enseñar a los jóvenes a ser deshonestos. Se escucha decir que los alumnos no estaban preparados, que muchos temas no los conocían. Yo me pregunto… ¿Tenían en sus unidades educativas un plan lector? Me juego la cabeza a que no. Desgraciadamente las unidades educativas fiscales, y muchas privadas, no saben a cabalidad qué es un plan lector, o no lo tienen por presión de los padres que piensan que comprar un libro es un gasto inútil. ¡Qué desgracia para los estudiantes! Se conoce por investigaciones científicas y concretas que la lectura es el pilar que sostiene a la educación. Para simplificar: si no saben leer, no pueden estudiar. Si no saben leer, tampoco pueden investigar entonces recurren al famoso ‘copy-paste’ de la internet. Esto causa, entre otras cosas, que la capacidad de c
    Ver Más
  • miércoles 12 de febrero 2020
    El caballero del balón
    Le llamé nerviosa. Me contestó con esa voz inconfundible. Después de los saludos de rigor, me aventé: “Le llamo porque quiero escribir un libro de la historia del fútbol ecuatoriano”. “¡Viva el fútbol!”, contestó él. Allí fue cuando tuve que confesar con un nudo en la garganta: “Es que yo solo sé de fútbol que hay once jugadores. Pero deseo que usted me guíe en las investigaciones”. Hubo una pausa en la que sentí dolor de estómago. Pudo haberme contestado que mejor escribiera sobre algo de lo que yo supiera, sin embargo dijo: “Pues vente a mi casa. Ahora justamente tengo tiempo”. El tuteo me indicó que jugábamos en la misma liga. Fui a verle. Ya tenía listo mucho material: revistas, libros, direcciones de personas con quienes hablar y lo principal: su generoso apoyo que duró mientras escribí el libro, que siempre agradeceré. Creyó en mí y puso su conocimiento a mi alcance con esa bondad y esa nobleza que lo caracterizaba. Al despedirnos me preguntó el título del libro. ‘¡Viva el fútbol
    Ver Más
  • lunes 23 de diciembre 2019
    De las posadas mexicanas
    Estamos en México. Este fue el primer país hispano en adoptar la idea de hacer las “posadas” navideñas. Las posadas tienen su origen en las misas de aguinaldo, en las que se hacían representaciones de la historia del nacimiento de Cristo. En 1587 un fraile español, Diego de Soria, las trajo a México pensando en que era una manera de evangelizar a los nativos. Después, los padres agustinos empezaron a realizar las “posadas” del 16 al 24 de diciembre. En las posadas, a más de rezar la Novena del Niño se festejaba con canciones, comida y dulces tradicionales. Ahora la celebración es enorme. Cada familia trata de recibir a los posaderos de la mejor manera. Nos recibe don Pedro, el abuelo de la familia donde estamos invitados. “Ese que dirige el grupo de mariachis es mi ahijado”, explica. “Y allá está doña Guadalupe, que confecciona las piñatas. ¡Mire, nomás qué chulas están!”. Pedimos permiso para pasar. “Pásele, pásele”, nos pide don Pedro, con esa amabilidad tan genuina y bonita que tien
    Ver Más
  • lunes 23 de diciembre 2019
    De villanos y villancicos
    Originalmente los “villanos” eran los campesinos de España que habitaban en los “villorrios”. La petulancia de las clases pudientes cambió, injustamente, el significado de esa palabra a ruin o cruel. Los “villanos” cantaban en las fiestas populares y durante las cosechas canciones con acontecimientos del pueblo. Estas tenían un tono cómico y no estaban relacionadas con la religión. Seguramente con el paso de los años empezaron a llamarse “villancicos”, o canciones de los villorrios. Nadie sabe a ciencia cierta cómo se fueron transformando en canciones navideñas en el mundo hispano. El villancico, en general, está formado de un estribillo y coplas. Sus versos, casi siempre, son hexasílabos u octosílabos. Pues bien, ahora los villancicos son exclusivamente canciones que se dedican al nacimiento del Niño Jesús, es decir; a la fiesta de la Navidad. Faltando apenas un día para comenzar la Novena del Niño, estaría bien recordar alguno: “Campana sobre campana, y sobre campana una. Asómate a l
    Ver Más
  • lunes 14 de octubre 2019
    Orar por nuestro país
    “Debemos interceder por la paz de nuestra ciudad y por la de aquella donde nos encontremos porque de eso depende también nuestra tranquilidad. Cuando se ora por una nación hay que tomar en cuenta siete áreas básicas. Primero, por las familias que son base fundamental de una sociedad. Cada una de ellas tiene la responsabilidad de educar a los ciudadanos. Segundo, orar por la iglesia. Todos somos parte de ella y debemos dar buen ejemplo. Tercero, orar por los educadores y los centros educativos para que vuelva la disciplina y buenas costumbres. Cuarto, orar porque los espectáculos públicos sean proveedores de sana cultura, educación y alta moral. Quinto, es urgente orar para que los medios de comunicación sean responsables en llevar la verdad en todo lo que divulguen. La economía es el sexto objetivo de nuestra oración. Está comprobado que la pobreza es uno de los motivos de la violencia. Séptimo, orar por los gobernantes. Debemos tener un sistema de gobierno eficiente y confiable. Si qu
    Ver Más
  • lunes 23 de septiembre 2019
    De dietas, ayuno y negocios
    Como existe tanta gente con sobrepeso en Estados Unidos (y ya se ve en nuestro país), el tratamiento contra la obesidad se ha vuelto un negocio más. Los tés, las pastillas y las dietas milagrosas abundan. La dieta de la toronja, del jugo de papa rallada, del vino blanco (¡Salud!). Ahora han encontrado una nueva dieta: la del “ayuno”. Sí, dejar de comer. ¡Cómo no se les ocurrió esto antes! El médico y escritor Andreas Michalsen dice en su artículo de la revista The Economist, de este mes, que el ayuno diario de al menos 14 horas ayuda a perder peso, es saludable y hasta espiritual. Solo se puede almorzar. Esto significa que no hay que merendar ni desayunar (olvidémonos del pancito y el café) y así llegar al almuerzo, en ayunas. Este descubrimiento está en la clasificación de “sentido común”: Si quieres bajar de peso, no comas. ¡Imaginen a las personas de gran apetito! Y hay cientos de videos para enseñarte, paso a paso, ¡a ayunar! Una rubia flaquísima sale y dice: “No puedes romper el a
    Ver Más
  • lunes 16 de septiembre 2019
    De una llamada
    Y por fin suena el teléfono y sabes que es tu hijo quien llama: el sexto, cuya mujer está embarazada por primera vez. “¡Ha nacido un varoncito! ¡Pesó nueve libras! El parto fue natural y el bebé y su mami están muy bien.” Miras las fotos en el WhatsApp, está coloradito, los brazos gorditos y todo ese cuerpo pequeño lleno de pliegues que quisieras abrazar en ese instante. Tiene los ojos abiertos. Abiertos al mundo. Al mundo que le espera. Y entonces tienes ganas de arrodillarte, y lo haces. Primero agradeces a Dios de todo corazón y pides, ruegas, suplicas que el mundo en el que le toque vivir no sea tan horrible como presagian. Y en tu mente miras a un mundo mejor donde no hay guerras, ni hambre, ni polución. Entonces, te imaginas a tu nuevo nieto creciendo, riendo, haciendo amigos, bueno de corazón como su papá. Recuerdas cuando él nació. Y recuerdas también a tu padre. Tu padre que quería una niña y la pidió al Señor de Monserrate en Bogotá. Tu padre, que no pudo verte crecer. Que de
    Ver Más
  • miércoles 04 de septiembre 2019
    No me hables de la guerra
    “En la guerra comienzas por agradecer los días que estás viva; luego agradeces las horas y llegas hasta los minutos”, me dice Alenka: de origen polaco, 93 años y una mente clarísima. “Fue un primero de septiembre de 1939. Yo tenía trece años y mi hermana cinco”, suspira antes de continuar. “Las hojas de los árboles ya se tornaban anaranjadas. Mis padres, mi abuela, mi hermana y yo estábamos reunidos junto a la radio. Mi abuela rezaba el rosario a la Virgen Negra de Częstochowa. Había rumores de que Alemania iba a invadir a nuestro país. Y así sucedió aquel día. Entonces, mi padre decidió que debíamos huir a Inglaterra y desde allí a los Estados Unidos. Pero las cosas se complicaron: dos días después, Inglaterra y Francia declararon la guerra a Alemania y así empezó la Segunda Guerra Mundial. Al poco tiempo, mi padre fue fusilado acusado de conspirador. Mi abuela no resistió perder a su hijo. Luego de un año, mi madre, mi hermana y yo escapamos a Inglaterra. Por equivocación nos separar
    Ver Más