Quito,
Imprimir E-mail
Viernes, 10 de Noviembre de 2017 00:00

HUERTOMANÍAS: LA DIGNIFICACIÓN A TRAVÉS DEL TRABAJO

Tamaño de letra:
inter-huertco-12

ico_foto

Los productos se venden los segundos y cuartos sábados del mes, en el mirador de Guápulo.

Carlos Granizo tiene 26 años y padece esquizofrenia paranoide. Estuvo internado en un hospital psiquiátrico y en un centro de rehabilitación por tres meses.

"Prefiero morir antes que regresar a eso", dice el joven. "Allí te amarran y a veces no te sueltan ni aunque tengas que ir al baño", agrega.

Por mucho tiempo, su enfermedad mental le impidió desarrollar habilidades y tuvo que aislarse de la sociedad. Trabajó en un restaurante de comida china, pero admite que era muy lento y, por eso, simplemente no le era útil al negocio.

Aquello quedó en el pasado. Desde que su padre se enteró de Huertomanías, se asoció al proyecto y ahora trabaja la tierra y además tiene una entrada permanente de dinero.

Huertomanías es una cooperativa de trabajo en el que participan personas con problemas de salud mental. Aimée DuBois, psicóloga clínica, dirige esta iniciativa que fundó el 2015 y que desde entonces no ha parado de crecer.

La idea nació ante el problema de que muchas personas con problemas de salud mental dependen económicamente de sus familiares toda su vida. "Cuando una persona tiene un problema de salud mental se le niega ese derecho humano a trabajar", explica DuBois.

En Huertomanías se sigue la corriente de la 'desmanicomialización', que persigue la premisa del psiquiatra italiano Franco Basaglia: "Si la vida te enferma, también te debe sanar". Se intenta que en lugar de que a un enfermo mental lo aparten de la sociedad, y que viva en soledad, más bien socialice y tenga la oportunidad de desarrollar sus habilidades laborales y también sociales.

"El trabajo te 'resignifica', te da un lugar en el mundo y permite que seas reconocido económicamente", dice DuBois. Y con eso concuerda Cristian Navas, que participa en Huertomanías desde el inicio.

Navas tiene esquizofrenia y aunque nunca ha estado internado, es la primera vez que se siente realmente estable. "Me ha ayudado porque me mantiene ocupado, tengo un trabajo fijo y también me da independencia financiera", cuenta. Cree que la empresa va a crecer y, de hecho, dice que en diez años espera capitalizar todo su ahorro y comprar una casa.

Huertomanías cuenta con ocho socios y también la ayuda de voluntarios. Para este año esperan llegar a 10 socios. Ellos trabajan 20 horas a la semana; no hay un sueldo fijo, sino que se acumulan puntos que al final del mes se traducen en un salario. Así lo explica Paula Jaramillo, quien decidió aplicar su preparación en Economías Alternativas en los sistemas alimentarios, en este proyecto.

María Fernanda Estrada es otra de las socias del proyecto. Tiene 30 años y padece maniacodepresión. Cuenta que en el proyecto ha encontrado amigos y una oportunidad para demostrarse a ella y a los demás que es capaz de trabajar, de ser independiente y de generar sus propios ingresos.


( 1 Voto )
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

SECCIONES Padres e Hijos | Ellos y Ellas | La vida hoy | Vida Práctica | Mi Ecuador | Contáctenos

UTILIDAD Servicios | Horóscopo | Agenda | Corazones Solitarios | Código Deontológico

COMUNIDADES RSS icon_rss | Twitter icon_twiiter | Facebook icon_facebook

ANUNCIE AQUI Tarifario

grupo_comercio

"Derechos reservados 2015. GRUPO EL COMERCIO C.A.
Queda prohibida su reproducción total o parcial, por cualquier
medio, de todos los contenidos sin autorización expresa del
Grupo EL COMERCIO C.A."

Powered by iconoit