Quito,
Domingo, 04 de Febrero de 2018 00:00

SANTA MARIANITA ATRAE A TURISTAS Y A JUBILADOS

 
Tamaño de letra:

 

INT marianita

ico_fotoEl 'kitesurf' es un deporte de deslizamiento.

Por: Ana Cristina Alvarado (I)


Santa Marianita es una parroquia rural de Manta, con una amplia playa y vientos durante casi todo el año, que la convierten en uno de los destinos latinoamericanos para practicar 'kitesurfing'. Hasta el 2000 era poco conocida, ya que no había carreteras para ingresar.


"Para ir a Manta, caminábamos por la playa por unos 30 minutos", dice William Sánchez, antiguo pescador y ahora dueño de uno de los primeros hoteles de Santa Marianita, Don Willy. Tras la construcción de la carretera, turistas nacionales y extranjeros llegaron a esta localidad.


Con la nueva demanda, los pobladores montaron carpas en las temporadas playeras para vender alimentos. Después, solicitaron un permiso al Municipio para construir covachas. Algunas familias dejaron la pesca para invertir en la compra de terrenos y construir establecimientos de hospedaje y alimentación.


Santa Marianita es un punto obligatorio en América Latina para practicar 'kitesurf'. Entre febrero y mayo, los vientos disminuyen. Durante estos meses se puede practicar 'paddleboard', un deporte que se hace sobre una tabla y con la ayuda de un remo.


Ahora hay tres escuelas de kitesurf. Una es la que dirige Javier Negrete. Hace cuatro años conoció el deslizamiento en agua con cometa y se dedicó de lleno a este deporte. Ahora da clases a un público que va desde los 7 hasta los 70 años.


Los cursos de ocho horas tienen un precio de USD 320 por persona. Los alumnos aprenden sobre seguridad y a manejar la cometa. Después, practican con el instructor y, cuando están listos, lo hacen solos.
Los 'expats'


Esta expresión se refiere a las personas que viven de forma temporal o definitiva en un país ajeno al suyo. En Manabí hay una comunidad de unos 300 extranjeros jubilados, de Estados Unidos y Canadá en su mayoría, de acuerdo con Ravi Arunachalam, quien se mudó hace tres años.


La cercanía de Santa Marianita a Manta, a 20 minutos en auto, es uno de los atractivos. Así se obtiene una vida tranquila, con vista al mar y al mismo tiempo se tiene acceso a los beneficios de la ciudad, como centros comerciales u hospitales. El costo de vida económico -en relación con EE.UU. o Canadá- se suma a los motivos.


Arunachalam vino a Ecuador por primera vez como voluntario y después regresó con su familia para hacer un tour alrededor del país. Los paisajes y la tranquilidad del Ecuador lo cautivaron, así que eligió Santa Marianita como su destino de retiro.


Compró, junto con un amigo, un terreno de 3 300 m². Ahora tienen un proyecto para levantar una pequeña urbanización de casas con vista al mar. La primera, en la que vive Arunachalam, ya está construida.


Linda Hooks también vino desde Estados Unidos, hace 13 años. Primero vivió en Manta y ahora es dueña del Donkey Denn House, en Santa Marianita. Esta es una casa en la que se alquilan habitaciones y que tiene una cafetería en la que se reúnen 'expats' y en la que los nacionales también disfrutan.


Esta playa no solo atrae a jubilados. Jonathan Megalos es un canadiense de 41 años que vino por primera vez a Ecuador como turista. El país "se robó su corazón", así que vendió su empresa de posproducción de cine en Toronto y compró un terreno en Santa Marianita. Desde el 2017 está casado con una manabita y está trabajando en proyectos turísticos.

 

 

 

 

 


( 2 Votos )
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

SECCIONES Padres e Hijos | Ellos y Ellas | La vida hoy | Vida Práctica | Mi Ecuador | Contáctenos

UTILIDAD Servicios | Horóscopo | Agenda | Corazones Solitarios | Código Deontológico

COMUNIDADES RSS icon_rss | Twitter icon_twiiter | Facebook icon_facebook

ANUNCIE AQUI Tarifario

grupo_comercio

"Derechos reservados 2015. GRUPO EL COMERCIO C.A.
Queda prohibida su reproducción total o parcial, por cualquier
medio, de todos los contenidos sin autorización expresa del
Grupo EL COMERCIO C.A."

Powered by iconoit