Quito,
Viernes, 06 de Octubre de 2017 00:00

home2-cancertiroides

Si una persona tiene antecedentes familiares de este mal, se debe realizar controles periódicos.

 

ALERTA PARA PREVENIR EL CÁNCER DE TIROIDES

Tamaño de letra:

 

home2-cancertiroides-intern

ico_foto

Su mal funcionamiento puede traer problemas ligados al crecimiento.

La tiroides es una de las glándulas del cuerpo que más funciones cumple. Se encarga de producir las hormonas y participa en casi todas las funciones básicas de nuestro organismo.

Su mal funcionamiento o su enfermedad puede traer problemas ligados al crecimiento, al sistema nervioso y al ritmo cardíaco, entre otros problemas vinculados.

Entre los principales problemas de la tiroides están el hipertiroidismo (exceso de hormona tiroidea), hipotiroidismo (falencia de la hormona) y el cáncer de tiroides.

Este último se ha incrementado significativamente  en los últimos 10 años. Según Eduardo Faure, endocrinólogo argentino y miembro de la Sociedad Latinoamericana de la Tiroides, este cáncer específico se ha duplicado; por ejemplo, pasaron de 9,5 a 31  por cada 100 000 habitantes, aproximadamente.

No se conocen exactamente cuáles son las causas, pero existen factores de riesgo que aumentan la incidencia, entre ellos los antecedentes familiares, la predisposición genética e incluso la obesidad.

“La obesidad aumenta la posibilidad de que se produzcan varios tipos de cáncer, como el de próstata, el de mama y el de tiroides. La obesidad genera insulino-resistencia. La insulina es un factor trófico, pero cuando no hay suficiente, permite que las células crezcan y esto promueve el cáncer”, explicó Faure.

De allí la necesidad de que se lleve un estilo de vida saludable y que se motive a realizar ejercicios a todas las personas.

Si una persona tiene el antecedente de un familiar con cáncer de tiroides, debería acudir al endocrinólogo para que lo revise. Si a esto se suma el aparecimiento de un bulto en el cuello, dolor en esa zona, dificultad para tragar y cambios permanentes en la voz, son signos de alerta que deben motivar una visita al médico.

Muchas personas tienen nódulos en la tiroides, pero un porcentaje muy bajo se convertirá realmente en cáncer, por lo que se requiere de precaución y de tratamiento para evitar que este mal aparezca.

“Si bien el cáncer asusta, se debe saber que si el tumor es detectado a tiempo y se lleva adelante el tratamiento adecuado, esto se puede curar y se tiene una alta tasa de sobrevida. Los tratamientos se remiten a sacar la tiroides o resecarla”, puntualizó el especialista.

Los otros males ligados a la tiroides como el hipotiroidismo e hipertiroidismo no están vinculados en el desarrollo del cáncer de esta glándula, así que se deben seguir los tratamientos y chequeos médicos que se dispongan permanentemente.

Si se retira la tiroides, el paciente deberá tomar levotiroxina permanentemente, así suplirá la falta de la hormona. Además, se deben realizar chequeos uno o dos veces por año. La cirugía debe ser la última opción y solo si es estrictamente necesaria. Así se mejorará la calidad de vida.

 


( 0 Votos )
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

SECCIONES Padres e Hijos | Ellos y Ellas | La vida hoy | Vida Práctica | Mi Ecuador | Contáctenos

UTILIDAD Servicios | Horóscopo | Agenda | Corazones Solitarios | Código Deontológico

COMUNIDADES RSS icon_rss | Twitter icon_twiiter | Facebook icon_facebook

ANUNCIE AQUI Tarifario

grupo_comercio

"Derechos reservados 2015. GRUPO EL COMERCIO C.A.
Queda prohibida su reproducción total o parcial, por cualquier
medio, de todos los contenidos sin autorización expresa del
Grupo EL COMERCIO C.A."

Powered by iconoit