Quito,
Viernes, 12 de Mayo de 2017 00:00

HOME1-Terapias-mama

Una adecuada canalización de las  emociones de la madre pueden prevenir comportamientos adversos en los infantes

 

LAS TERAPIAS MEJORAN LOS VÍNCULOS ENTRE LA MADRE Y SUS HIJOS

 
Tamaño de letra:

 

HOME1-Terapias-mama-interna

ico_foto
Ambos pueden participar en diferentes procesos

Por: Paola Gavilanes (I)


Todas las mamás quieren ver crecer a sus hijos sanos y fuertes física, mental y espiritualmente. Sin embargo, consciente o inconscientemente, algunas detienen su desarrollo con mimos exagerados, gritos, palabras nocivas, sobreprotección. Esas actitudes, según la psicóloga clínica Carolina Espinosa, derivan en nerviosismo, agresividad, intolerancia, dificultad para hablar y mucho más. Su consejo es que la madre canalice sus emociones para evitar esos comportamientos, pero si por algún motivo el niño muestra alguno de los mencionados, recomienda cuatro terapias.


Desde su experiencia, la experta cuenta que la terapia del lenguaje es una de las más comunes entre los niños pequeños. Se produce –en muchos de los casos- porque el padre o la madre impiden su desarrollo al entregarles lo que el pequeño señala con su dedo índice.

Según la especialista, las madres tienen que motivarles a hablar, dejarlos ir hasta el objeto que quieren alcanzar.

Muchos padres, incluso, frenan su llanto. Ese es el caso de Andrea Venegas. “No me gusta que mi bebé llore, pero la doctora me dijo que a veces es necesario que lo haga. Gana seguridad, mientras no esté en peligro”.

¿El resultado? Niños cómodos, inseguros e incluso caprichosos. Los gritos, golpes o escenas traumáticas, en cambio, pueden ocasionar tartamudeo.

La especialista añade que algunos de esos comportamientos también se pueden prevenir con una visita de la madre al psicólogo en cualquier momento del año.  No es necesario que tenga algún problema para agendar la cita con el especialista, pues el bienestar del alma funciona como el  físico. Hombres y mujeres van al spa, al estilista, al gimnasio por voluntad propia. Espinosa hace hincapié en esto último, pues asegura que muchos padres pasan por alto determinados comportamientos y el tema de la maternidad y paternidad se vuelve funcional: levantarlos, vestirlos, alimentarlos y hacerlos dormir. La historia se repite  al día siguiente.

Otra sugerencia es propiciar el vínculo de amor entre madre e hijo, desde que la gestación con acompañamientos terapéuticos. Así, el niño se sentirá querido y aceptado, y en un futuro seguramente no tendrá necesidad de asistir a ninguna terapia.

Luego, ambos pueden participar en diferentes procesos que los ayude a crecer y desarrollarse.

Las terapias actuales son lúdicas e interactivas; incluyen juegos, música. “Y esas son las que unen a los padres con los hijos. Es importante que ninguno sienta presión”.F

Terapia

Se trata de un acompañamiento. Involucra a niños desde los 2 años y medio. El especialista determina las habilidades y las debilidades en las áreas del desarrollo: razonamiento, inteligencia visoespacial, de memoria, atención. Está vinculado a lo educativo. Es la base para que toda la información que se adquiere a través de la educación formal -escuela, colegio- se implante.

Psicología infantil 

Esta terapia debe ir acompañada de una terapia familiar. Eso significa que los padres también deben trabajar sus propios aspectos emocionales que influyen en cómo educan a su hijo. Con la terapia psicológica infantil se trabajan temas de inseguridad, agresividad, entre otros. Abarca todo tipo de comportamiento que tiene de trasfondo un problema de tipo emocional.

Estimulación del lenguaje 

Dentro del lenguaje existen varias fases. Inicialmente se recomienda acudir a estimulación de lenguaje para luego pasar a la terapia. Con la estimulación se busca que el niño tenga vocabulario. Muchos niños carecen de eso por la falta de comunicación con su padre o madre. En la terapia, en cambio, se tratan temas de dicción, tartamudeo. También se aplican juegos.

Estimulación adecuada 


Se diferencia de la estimulación temprana porque la madre y el especialista respetan las capacidades del niño. No lo fuerzan a desarrollar destrezas. Le plantean retos en función de la edad.
La madre acompaña el proceso de desarrollo. Aquello fortalece el vínculo de amor entre madre e hijo. La estimulación se realiza a través de juegos. La madre aprende a hacer masajes, a cantarle.


( 2 Votos )
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

SECCIONES Padres e Hijos | Ellos y Ellas | La vida hoy | Vida Práctica | Mi Ecuador | Contáctenos

UTILIDAD Servicios | Horóscopo | Agenda | Corazones Solitarios | Código Deontológico

COMUNIDADES RSS icon_rss | Twitter icon_twiiter | Facebook icon_facebook

ANUNCIE AQUI Tarifario

grupo_comercio

"Derechos reservados 2015. GRUPO EL COMERCIO C.A.
Queda prohibida su reproducción total o parcial, por cualquier
medio, de todos los contenidos sin autorización expresa del
Grupo EL COMERCIO C.A."

Powered by iconoit