Quito,
Viernes, 31 de Marzo de 2017 00:00

¿ESTARÍA DISPUESTA A DEJAR EL PAN?

Tamaño de letra:
dest3mitospan-interna

ico_foto

Por años se han levantado rumores alrededor del pan.

Cierre los ojos y recuerde esa esquina en donde siempre huele a pan caliente. Si lo hizo, sabrá que pocos aromas se cuelan tan fácilmente en nuestros sentidos al punto de hacernos salivar por un pedazo de pan recién horneado.

Muchas personas luchan por eliminar de su dieta este alimento y cuando ‘pecan’ sienten que han cometido un delito. Para ellas, lo primero que debemos decir es que respiren profundo, pues tenemos una buena noticia: el pan no es malo, de hecho, es un alimento fundamental dentro de la pirámide alimenticia.

El pan ha sido parte de la dieta humana desde tiempos antiguos. Desde hace 12 000 años, la gente primitiva elaboraba pan al mezclar harina con agua y horneándolo en el sol.

En la actualidad, este carbohidrato es elaborado de muchas maneras, pero lo que mantiene su utilidad para el ser humano es que provee de energía al organismo.

Según la nutricionista María Isabel Cevallos, el pan es el combustible que el organismo necesita para llevar a cabo funciones fisiológicas, especialmente en el cerebro, hígado y en los músculos.
Se cree que el pan es ‘malo’ porque engorda. “Esto no es más que un mito, ya que ni el pan ni ningún alimento es malo”, señala Cevallos. El problema -añade- se presenta cuando lo consumen en exceso y sin moderación.

Cuando una persona quiere bajar de peso, automáticamente elimina los carbohidratos. Sin embargo, se debe buscar un equilibrio en que la salud sea lo más importante. Esto se logra consumiendo energía -carbohidratos- y gastándola mediante el ejercicio.

El consumo de pan integral ha ido en aumento en los últimos años. Esto es una buena costumbre, ya que al tener fibra, se conservan micronutrientes que se pierden en el refinamiento de la harina utilizada en la elaboración del pan blanco.

El pan integral no disminuye el peso en una persona. Lo que sí sucede, según la experta, es que produce una sensación de mayor saciedad, gracias a que la fibra no es digerida por el organismo. De esta manera, se controla mejor la ansiedad por comer muchas veces en el día.

Antes de privarse del gusto de comer pan, recuerde que primero debe evaluar si su dieta es equilibrada y que este no engorda si hace ejercicio.


( 1 Voto )
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

SECCIONES Padres e Hijos | Ellos y Ellas | La vida hoy | Vida Práctica | Mi Ecuador | Contáctenos

UTILIDAD Servicios | Horóscopo | Agenda | Corazones Solitarios | Código Deontológico

COMUNIDADES RSS icon_rss | Twitter icon_twiiter | Facebook icon_facebook

ANUNCIE AQUI Tarifario

grupo_comercio

"Derechos reservados 2015. GRUPO EL COMERCIO C.A.
Queda prohibida su reproducción total o parcial, por cualquier
medio, de todos los contenidos sin autorización expresa del
Grupo EL COMERCIO C.A."

Powered by iconoit