Quito,
Imprimir E-mail
Viernes, 15 de Julio de 2016 00:00

MANABÍ BAJO LA PIEL

Tamaño de letra:
INT jama
ico_fotoPiezas que representan a los seres míticos

El área cultural Manteño-Huancavilca, cuyos pobladores ocu­paron los territorios hoy comprendidos entre Bahía de Caráquez y la península de Santa Elena, es una de las más ricas y complejas del mundo prehispánico y sus piezas comprenden el legado tangible más grande de Ecuador.

Luego del terremoto del pasado 16 de abril, cerca del 50% de la estructura patrimonial de esta zona resultó afectada, según reza en la explicación de apertura del salón 'Manabí bajo tu piel', una puesta en escena del Museo Etnohistórico de Artesanías Mindalae, que tiene como objetivo reconocer el trabajo de los ceramistas manabitas y llamar la atención sobre una de las grandes muestras de identidad ecuatoriana.

Daniela Castillo, parte del equipo de curaduría de esta área, explica que la intención de poseer un salón que muestre la destreza del trabajo manabita es fundamental para que en este escenario de reconstrucción de la provincia, las identidades puedan ser también reafirmadas por medio del conocimiento del propio territorio.


Con el involucramiento de los artesanos de La Pila, un poblado ubicado a 10 minutos de Montecristi y reconocido a escala nacional e internacional por la calidad de sus creaciones cerámicas, que reproducen los diseños de las culturas Bahía, Machalilla, Chorrera, Valdivia, Guangala y Manteña, el Museo Mindalae presenta una muestra en la que pueden conocerse detalles que dan cuenta de la riqueza iconográfica de estos pueblos.


La exhibición se abre con las figuras a gran escala de chamanes y guerreros, cuyos rostros tienen las señas de la sabiduría y actúan como guías y protectores de su pueblo. Más adelante, el visitante puede maravillarse con la complejidad de las botellas silbato, un artículo de uso ritual de la cultura Chorrera, cuyo sonido se asemeja al de las aves que habitan en esta región.


Asimismo, las figuras de los chamanes en trance o en vuelo, de Jama-Coaque, son una oportunidad para deleitarse con la destreza artesanal. Ahí, la figura del hombre pájaro toma especial importancia, al ser la representación del conocimiento del ser humano que trasciende por medio de las alas de este ser mitológico.


La feminidad también tiene su espacio en la exposición y a pesar de la cercanía que tuvieron estos pueblos, las representaciones de la mujer difieren. Las piezas de la cultura Guangala presentan grandes extensiones decoradas, mientras que las de la cultura Chorrera se decantan más por los terminados lisos, pero su particularidad reside en la terminación cónica de las extremidades superiores, este detalle permite creer que se trata de representaciones de sirenas.


En la muestra no puede faltar el homenaje al trabajo del tejedor de Montecristi, cuya habilidad crea delicados sombreros de gran calidad. En esa población, decenas de familias se dedican a preservar y continuar con el legado, es el sustento de vida y la forma de hacer que la cultura se transforme y se sienta viva.


Porque las muestras de la identidad viven en la gente, porque el conocimiento de lo que fuimos hace posible que se trace el camino de lo queremos ser, por eso y por mil razones más, no se olvide de visitar este pedacito de Manabí en la ­capital.

 

 


( 1 Voto )
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

SECCIONES Padres e Hijos | Ellos y Ellas | La vida hoy | Vida Práctica | Mi Ecuador | Contáctenos

UTILIDAD Servicios | Horóscopo | Agenda | Corazones Solitarios | Código Deontológico

COMUNIDADES RSS icon_rss | Twitter icon_twiiter | Facebook icon_facebook

ANUNCIE AQUI Tarifario

grupo_comercio

"Derechos reservados 2015. GRUPO EL COMERCIO C.A.
Queda prohibida su reproducción total o parcial, por cualquier
medio, de todos los contenidos sin autorización expresa del
Grupo EL COMERCIO C.A."

Powered by iconoit