Quito,
Imprimir E-mail
Viernes, 18 de Septiembre de 2015 00:00

EL DELICADO ARTE AMAZÓNICO DE LA MUCAHUA

Tamaño de letra:
Int muchua

ico_foto

Las mujeres kichwas son herederas de una técnica compleja.

Por: Yadira Aguagallo
(F-Contenido Intercultural)

Las mujeres kichwas de la Amazonía sueñan con la Allpa Mama (madre Tierra) y de niñas vieron correr a los supay (espíritus de la selva) entre los árboles de sus comunidades. Sus abuelas y madres les enseñaron a amar el barro, a vestir sus mejores trajes, a pintarse el rostro y embellecerse para tomarlo del río y sacar de él delicadas vasijas (mucahuas) para que la chicha (bebida sagrada, energética y ritual) sea degustada en los días de fiesta.

Seres mágicos y animales de ensueño pueblan su imaginación y cobran vida de entre sus dedos. Tortugas, serpientes, armadillos salen del barro y se yerguen hermosos, delicados, con contornos finos.

Ellas no saben lo que es el insomnio, pues pulir con una piedra de río sus piezas es una tarea que arrulla y pone a la mente en un estado de relajación tal que cualquier fanático del yoga desearía tener.

Una vez que han moldeado el barro, lo dejan secar al sol y al cabo de dos días empieza una tarea enigmática, abismal. Con tintes naturales y pequeños pinceles elaborados con su cabello empiezan a plasmar un diseño que no sigue patrones, que es parte de su memoria histórica, que no está regido por medidas y que sin embargo es perfecto y lleno de significado.

Unas veces pueden inspirarse en situaciones de la vida cotidiana, otras en eventos especiales como el día de su boda, o en las formas de la piel de las serpientes o en el rastro del vuelo de los pájaros. Otras veces la Allpa Mama les dicta en sueños lo que han de dibujar.

Pero esos sueños se van quedando entre las mujeres mayores, la migración hacia las ciudades y el cambio en los modos de vida hace que este arte fino y delicado, poco conocido en el mundo de la artesanía, se quede sin las manos que lo forjan.

Desde hace unos 20 años Catalina Sosa, integrante de la Fundación Sinchi Sacha y una gran conocedora de los secretos del arte amazónico, trabaja con las mujeres quichuas para que el proceso de creación de la mucahua sea conocido y para que estos bellos recipientes y figuras puedan tener un sitio en el mercado tanto nacional como extranjero y así lograr que la transmisión de este conocimiento no se detenga. Su iniciativa se enmarca en un proyecto de investigación y difusión de la iconografía norandina apoyado por la Unión Europea en Ecuador.

La semana pasada, un grupo de mujeres salió de sus comunidades y llegaron a Quito para demostrar en un taller la destreza de sus manos, la agudeza de su visión y el simbolismo de sus diseños.

En una de las salas del Museo Etnohistórico de Artesanías Mindalae, entre risas e historias, con ternura y paciencia explicaron que esta práctica, que les ha permitido criar a sus hijos, necesita ser más conocida para evitar que se extinga.

 


( 1 Voto )
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

SECCIONES Padres e Hijos | Ellos y Ellas | La vida hoy | Vida Práctica | Mi Ecuador | Contáctenos

UTILIDAD Servicios | Horóscopo | Agenda | Corazones Solitarios | Código Deontológico

COMUNIDADES RSS icon_rss | Twitter icon_twiiter | Facebook icon_facebook

ANUNCIE AQUI Tarifario

grupo_comercio

"Derechos reservados 2015. GRUPO EL COMERCIO C.A.
Queda prohibida su reproducción total o parcial, por cualquier
medio, de todos los contenidos sin autorización expresa del
Grupo EL COMERCIO C.A."

Powered by iconoit