Quito,
Imprimir E-mail
Viernes, 31 de Marzo de 2017 00:00

EL COLECHO AFECTA A LOS PADRES Y A LOS HIJOS 

Tamaño de letra:
inter-colecho17

ico_foto

La cama familiar prolongada afecta a la intimidad de la pareja. Los niños se vuelven inseguros.

Por: Paola Gavilanes (I)

La mayoría de las personas, en algún momento de la vida, ha dormido con sus padres o permitido que los hijos se cambien de cama a medianoche y amanezcan a su lado con un brazo en la frente y una pierna en el vientre.

Esa escena es común, recurrente y normal, según la psicóloga Adriana Fornasini García, de Psiquevita. Sin embargo, se vuelve un problema para los padres y los hijos cuando se convierte en una costumbre.

Los padres 'sacrifican' momentos de intimidad, de descanso y sufren alteraciones del sueño. Los niños, en cambio, pueden volverse inseguros y dependientes de papá o de mamá. Esa práctica también puede causar inestabilidad en las relaciones de pareja en su adultez. La dependencia puede durar hasta la vejez.

Fornasini, por ejemplo, guía en su consultorio a una madre y su hijo de 25 años que compartían la cama hasta hace poco.
"Hay hijos que carecieron de su espacio y ahora la madre lo acompaña a la universidad y hasta al trabajo. Otros recurren a la mamá para cumplir con determinados trámites".

Aquello también puede generar burlas entre los amigos, familiares o personas cercanas.
Pamela Plaza duerme con su hijo de 11 años porque de esa forma se siente cómoda y segura. Lo hace desde que nació y acepta que a ella es a quien le cuesta más dormir sola, porque ya se acostumbró a ello. "Son tan calientitos", explica.

Hay estudios que sugieren dormir con los hijos hasta los tres años y otros, hasta los cinco años. La recomendación de Fornasini es que los hijos, desde pequeños, duerman en el mismo cuarto, pero en camas separadas para así también reducir el índice de muerte súbita del lactante.

Esto sucede cuando el bebé sufre un fallo en el microdespertar ante un episodio de apnea, bradicardia o hipotensión, o situaciones externas que pueden llevar a la asfixia. Los padres pueden aplastar al niño sin darse cuenta. El riesgo aumenta cuando los progenitores consumen alcohol o drogas.

Cuando los niños son más grandes, los expertos sugieren ir paso a paso hasta lograr esa independencia. Primero, dígale a su hijo que tendrá una habitación para él solo, después, permítale que la decore. En caso de ser necesario, acompáñelo a su cama durante la primera noche hasta que se duerma.

Ese espacio -su dormitorio- le permitirá tomar decisiones, crecer, ser independiente y responsable, pues tendrá que arreglar, limpiar.
La especialista asegura que muchos de esos casos se presentan porque el padre o la madre 'usan' a su hijo para reemplazar a la pareja. "Y cuando llega otra persona a la casa aparecen conflictos", aseguró.

 


( 2 Votos )
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

SECCIONES Padres e Hijos | Ellos y Ellas | La vida hoy | Vida Práctica | Mi Ecuador | Contáctenos

UTILIDAD Servicios | Horóscopo | Agenda | Corazones Solitarios | Código Deontológico

COMUNIDADES RSS icon_rss | Twitter icon_twiiter | Facebook icon_facebook

ANUNCIE AQUI Tarifario

grupo_comercio

"Derechos reservados 2015. GRUPO EL COMERCIO C.A.
Queda prohibida su reproducción total o parcial, por cualquier
medio, de todos los contenidos sin autorización expresa del
Grupo EL COMERCIO C.A."

Powered by iconoit